Género y Arqueología: Crítica al androcentrismo

Estándar

Margarita Sánchez Romero, Arqueología Y Género, ed. Monográfica Arte Y Arqueología, (Granada: Editorial Universidad de Granada,2005)

En esta entrada intentaré dar unos trazos mínimos sobre los estudios de la mujer en este campo, con el fin de facilitar la comprensión y conocer de forma un tanto global los objetivos y metodologías de este tipo de estudios. Desde los años 60 se ha iniciado un afán por los estudios de género proveniente de la arqueología anglosajona. Cabe recordar, a grosso modo,la diferencia gramatical entre Género (construcción social que asigna los diferentes roles masculinos o femeninos) y Sexo (Características físicas y biológicas). 

Las publicaciones respecto a arqueología de género aún siguen siendo esas grandes desconocidas, las cuales siguen sin despegar. La arqueología postprocesual experimentó un auge en este campo en la década de los sesenta y en especial de los setenta, con la incorporación de un número mayor de mujeres en esta profesión (además de diversos procesos culturales e históricos) Siendo Noruega, Suecia y Estados Unidos los pioneros en este ámbito. Margarita Díaz-Andreu hace sin embargo un inciso entre la arqueología propiamente de género con la arqueología feministas con el fin de dejar aún más claro el concepto de género. Mientras que la arqueología feminista se centraba únicamente en la mujer, la arqueología de género se centraba en el amplio abanico del género, de sus relaciones, de la práctica social, (al menos en teoría) y en cierta forma de lo queer.

La crítica al sesgo androcéntrico: lenguaje, imágenes, museos y enseñanza

Recordando que es el andocentrismo como la consideración del hombre como medida de todas las cosas, y por extensión, de la representación global de la humanidad. Concepto surgido en el siglo XIX debido al estado natural y superior del hombre en cuanto a su razón e intelecto. La principal crítica al sesgo androcéntrico es el imaginario con las que se han presentando a las relaciones en el pasado, diferenciadas y jerarquizadas por dos categorías: La edad y el género.

Una de las evidencias más claras con las que se presente este presentismo es el lenguaje, pese a que algunas opiniones sigan sin ver dicha diferencia. Aquí la autora pone un caso claro que asocia no solo lenguaje, si no también imagen. En muchos museos de ciencias naturales u arqueológicas se nos presenta la idea de “La evolución del Hombre”, término que “en teoría” lo usamos de forma neutral y universal. Ahora bien, si este término es universal y neutral… ¿Cómo es que la forma normalizada de representación sea siempre una hilera de hombres con sus diferentes estadios de evolución? 

evolucion-del-hombre

Otro de estos aspectos hace referencia a los verbos establecidos para la realización de las diferentes actividades dentro del clan, así se asume lo masculino como lo positivo y lo activo (la guerra, la caza, el prestigio, la magia, etc.) De esta manera en los albores de los tiempos se estableció una tipología (hachas, armas) y se estableció una cronología a partir de ellas (edad de piedra, de bronce, etc.), perviviendo aún este vocabulario entre nosotros. Los procesos de creación del lenguaje y estructuración de la ciencia en arqueología clásica son semejantes. Un ejemplo de ello es la cerámica griega que desde el origen se supuso masculina, renegando el papel de la mujer a un papel secundario en cuanto a la producción no fuese importante.

Otra de las instituciones a criticar son aquellas instituciones dedicadas a promover la cultura y el conocimiento, que con la idea de realizar exposiciones atractivas al público refuerzan ideas preconcebidas respecto al discurso de género establecido, utilizando imágenes en su discurso que en gran medida son incompletas y especulativas. En España este sesgo ha sido criticado por autores como Risquez Cuenca y Hornos Mata, en concreto a la evolución humana, destacando un esfuerzo por presentar una visión equilibrada como en la exposición “Bifaces y Elefantes. La investigación del Paleolítico Inferior en Madrid” donde ha quedado plasmado en el catálogo del 2002 realizado Panera Gallego y Rubio Jara.

20160404_115541-1.jpg
Bifaces y Elefantes: Los primeros Pobladores: (exposición), ed. Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid, Museo de San Isidro (Madrid) y Museo Nacional de Ciencias Naturalaes (España) , Alcalá de Henares, 2002, pp. 38-39

Por otro lado, es esfuerzo de algunas universidades por ofrecer un punto de vista crítico referente a este tema lo tenemos en la UAB que desde 1992 se imparte una optativa en relación a la mujer en época prehistórica (a la par que otras dos asignaturas sobre Historia de las Mujeres en la Antigüedad o Historia de las Mujeres en la Edad Media)

El género en las actividades de subsistencia y de producción

El género es una de las identidades fundamentales en la estructuración de un grupo social y de su esfera económica. Una de las cuestiones sobre la que arqueólogxs y paleontólogxs no han dado aún es a la especialización sexual del tipo (de la que existe en otros animales como en los chimpancés) a una división del trabajo sobre la diferenciación de género. Esta aceptado de forma generalizada una cierta división de tareas en la edad adulta dependiendo del género del individuo, en especial en el Paleolítico superior. La maternidad se halla en la base de tal división, existiendo dos posturas opuestas.

Por un lado la supervivencia de los más pequeños hizo que las madres del clan realizasen tareas más adecuadas para dicho fin, viendo limitada su libertad y el número de tareas económicas que pudiesen llevar a cabo. La contestación a esta idea, y desde un sesgo feminista, esta interpretación es errónea. El hacerse madre conllevaría automáticamente la exclusión de la realización de X tareas, puesto que solo en las sociedades occidentales la socialización de los niños y niñas se lleva prácticamente en solitario. En sociedades más tradicionales está socialización recibe ayuda de los diferentes individuos del grupo.

Lo que es importante es resaltar la diferenciación del trabajo, y no una jerarquización de esta, como se ha encargado de valorar la arqueología tradicional. De esta manera los hombres, miembros activos, realizaban tareas esenciales para la supervivencia del clan como la caza, la pesca, la agricultura, etc. Por otro lado, las mujeres, miembros pasivos, realizaban tareas auxiliares como el despiece, tareas “domésticas”, recolección de frutos, etc. Estas ideas preconcebidas han sido rebatidas por autoras como Wadley, Mckell, Bird, Griffin, etc. Donde demuestran la ayuda y cooperación de mujeres en actividades como la caza y la pesca.

20160404_115640-1.jpg
Bifaces y Elefantes: Los primeros pobladores: (exposición), ed. Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid, Museo de San Isidro (Madrid) y Museo Nacional de Ciencias Naturales (España), Alcalá de Henares, 2002, pp. 56- 57

En lo que se refiere a la agricultura es el varón quien domina la tierra, la siembra y la trilla, renegando a la mujer como mera recolectora de frutos ya originados. Algunos autores también ubican a la mujer con papeles secundarios como el desyerbe de los huertos (Wright, 1991) La crítica realizada a estas teorías mediante un análisis comparativo óseo muestra deformidades en ambos géneros sobre un grupo que vivía en el campo, concluyendo que ambos grupos realizaban las mismas tareas esenciales. El comercio será otra de esas actividades masculinas, donde algunos estudios han demostrado el papel activo de la mujer en el comercio en sociedades como la Azteca. 

Adrián Sandín Galende

Anuncios

Un comentario en “Género y Arqueología: Crítica al androcentrismo

  1. cultopostmortem

    La parcela que le dedica la historia del arte a la teoría de genero es relativamente nueva. Siempre es refrescante leer -y tener- un enfoque diferente sobre cómo se ha llevado a cabo la historio grafía (por hombres y para hombres, realmente). Ha calado tan hondo este discurso que incluso se ha colado en nuestro lenguaje. Por fortuna, las cosas parecen estar cambiando.

    pd. No conocía este artículo, así que gracias por acercanos a él.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s