Arte y Naturaleza en la Prehistoria. La colección de calcos del MNCN

Estándar

La exposición temporal del Museo de Ciencias Naturales presenta hasta el 22 de Mayo una serie de calcos de pinturas rupestres realizados por la Comisión de Investigaciones Paleontológicas y Prehistóricas creada en 1912 hasta 1936. La comisión fue mecenazgo del príncipe Alberto I de Mónaco, interesado por los hallazgos en prehistoria de Francia, los dos principales arqueólogos de este organización serán Henri Breuil y Hugo Obermaier, pertenecientes al Institut de Paléontologie Humaine en París.

Por otro lado, el Marqués de Cerralbo ofreció la ayuda de su secretario técnico y gran dibujante Juan Cabré. Tras el descubrimiento de la cueva de Altamira en 1868 y de su investigación en 1875 por M. de Sanz de Sautuola, España entra en el período más floreciente en cuanto a arte rupestre significa. Figuras como Ramón y Cajal también tuvieron su importancia, tras recibir el nobel de medicina es nombrado presidente de la JAE y en 1910 presidente del Instituto de Ciencias Físico Naturales (del que formaba parte el Museo de Ciencias Naturales) y otros como Eduardo Hernández–Pacheco (paleontólogo y director de la sección de Geología del Museo) vieron el potencial que tenía la península.

Esta comisión alumbrará figuras tales como el arqueólogo Juan Cabré Aguiló o el artista Francisco Benítez Mellado. El objetivo era de recopilar, archivar y conocer las distintas facetas y tipologías de arte rupestre hallado en la península con el fin de controlarlo y conservarlo ante futuras incidentes. Tras la guerra civil este proyecto se ve paralizado y no es hasta 1992 con Emiliano Aguirre que se rescatan los calcos con el fin de identificarlos y ordenarlos, el proyecto volvió a quedar paralizado. Actualmente se ha vuelto a rescatar.

02

La colección esta formada por 2.000 calcos de papel vegetal, cartón y láminas realizados a mano o copia directa de la pared. Incluyen obras tanto del arte levantino, paleolíticas, esquemáticas, ibéricas o medievales. También se incluyen 8.000 fotografías de origen de negativos, positivos en papel o placas de cristal, actualmente están todas digitalizadas. Finalmente otros documentos a destacar son los mapas de la situación de las cuevas y de los hallazgos, así como de gran documentación escrita (38 memorias de todas las actividades)

arte_y_naturaleza_en_la_prehistoria-_letreros


Begoña Sánchez Chillón, Los inicios de la documentación gráfica del Arte Rupestre en España: La Comisión de Investigaciones Paleontológicas y Prehistóricas (recurso on-line en: http://www.mncn.csic.es/docs/2015/08/05/11240001_4_5_0.pdf revisado el 3/5/2016), Cuadernos de Arte Rupestre, 2013.

Adrián Sandín Galende

Anuncios

El origen de la biblioteca cortesana en España

Estándar

 

A partir del siglo XIII empieza a aparecer la necesidad de un rey letrado. Con Alfonso X el sabio aparecerá la importancia y el prestigio de los manuscritos como nueva arma de poder. Estos manuscritos serán mecanismo pedagógicos, devocionales, políticos y de evasión. El libro se convertirá en un atributo ligada a la figura del rey, simbolizando el poder y el conocimiento. Se hará entonces un uso correcto de estos ,lo que hará necesario un rey letrado en la corona de Castilla estableciendo un vínculo inseparable entre el monarca y el saber.

350px-Alfonso_X_el_Sabio_y_su_corte

Miniatura de Alfonso X el sabio con sus escribas y sabios

Se hará una disposición de sabios en todas las artes, destacarán los libros en astrología de inspiración oriental. El rey dispondrá con un escritorio real para copiar libros. El taller científico de trabajo de la corte de Alfonso X será de máxima relevancia en el pensamiento Europeo. En la corte se disponían espacios habilitados para el trabajo y que además podían trasladarse para acompañar al rey en sus viajes. Además de la escuela de Traductores de Toledo creada por el rey en el siglo XIII donde se traducirán manuscritos y libros del árabe y el hebreo.

escuela-traductores_1_tamaño-reducido.jpg

Existían cámaras privadas en los palacios que eran espacios reservados para las lecturas,
donde se guardaban los manuscritos. Podemos hacernos una idea de los libros que leía Isabel por una lista que guarda el tesorero de Segovia al que se los solicita, en donde encontramos libros de temáticas muy variadas tales como música, ajedrez, jurídicos, etc. El mobiliario como arcas, arquillas y cofres eran los lugares destinados a los distintos manuscritos, estos debían tener una función muy versátil, pues debía cumplir la función de contenedor y la de lugar de trabajo.

Libro-de-Ajedrez-dados-y-tablas.jpg

Libro de Ajedrez, dados y tabalas de Alfonso X el Sabio

Encontramos libros litúrgicos que estaban destinados a las capillas palatinas o las capillas
reales. Un concepto clave que afectará a las que están destinadas a formar parte del patrimonio a título personal serán el origen de la biblioteca real. Algunos nobles tendrán ya su propias librerías de consulta y existirán lugares donde se llevará un inventario de los bienes de la corona donde los libros jugaran un papel muy importante. Así en el Alcázar de San Juan tenemos el primer ejemplo de centro donde un funcionario esta dispuesto al cargo de la gestión, los préstamos y tramites. Se establecerá una documentación de libro donde se establecen su usos y cantidades, aunque todavía no tendrá un espacio propiamente dicho. Las primeras bibliotecas monarcas se produjeron fuera del ámbito palatino, ya con los Reyes Católicos cabe destacar la biblioteca de San Juan de los Reyes.

Finalmente la imprenta tuvo un impacto decisivo en la ampliación de los espacios dedicados al libro dentro y fuera de palacio, pues se multiplicaron los ejemplares debido a la rapidez que ofrecía este método para copiar. No debemos olvidar además que los libros al ser signo de distinción eran un tesoro importante para el noble.


-Conferencia realizada por Laura en la conferencia “Los espacios del conocimiento en Palacio: De las arcas de libros a la biblioteca cortesana” en las VI Jornadas Complutenses de Arte Medieval.

Adrián Sandín Galende